Trombosis: una enfermedad silenciosa que puede ser fatal si no se trata a tiempo.

El año pasado, el 13 de octubre fue el Día Mundial de la Trombosis, y qué mejor manera de celebrarlo que haciendo correr la voz sobre esta enfermedad silenciosa y potencialmente mortal.

Para ello, en entrevista exclusiva con Guia Saludable, la Dra. María Elena Rubio Borja explica en profundidad qué es un coágulo de sangre.

La trombosis es un proceso anormal en el que, debido a diversas condiciones clínicas e incluso genéticas, se forman coágulos sanguíneos excesivos, bloquean los vasos sanguíneos y pueden migrar a través del torrente sanguíneo y bloquear otros vasos sanguíneos, con consecuencias potencialmente fatales.

Tipos de trombosis:

Hay dos tipos de coágulos de sangre: los más comunes son los coágulos venosos y los coágulos arteriales, dicen los expertos.

Factores de riesgo de trombosis:

hospitalizado

obesidad.

enfermedad crónica.

tener antecedentes genéticos o familiares de trombosis.

estilo de vida sedentario

golpes

Actualmente los hospitales están desarrollando protocolos preventivos para reducir el riesgo de trombosis en pacientes hospitalizados de larga estancia”, destaca la experta María Elena Rubio.

Señales de advertencia de un coágulo de sangre:

Dolor, hinchazón y calor en el pie, el tobillo o la pierna afectados.

Hinchazón.

Enrojecimiento.

Complicaciones trombóticas.

Según la Dra. María Elena Rubio Borja, las principales consecuencias de la trombosis son el infarto, la trombosis pulmonar y el ictus, que son las principales causas de muerte a nivel mundial.

Trombosis Diagnóstico:

Para diagnosticar la trombosis se utilizan diferentes métodos, explicó el doctor Rubio, pero el más utilizado es la ecografía para observar los vasos sanguíneos para ver si están ocupados y si hay lesiones grandes.

Mira esto:
Puede que no tenga artritis, sino tenosinovitis; aquí está la solución.

Tratamiento y prevención

El tratamiento de la trombosis depende del caso y de su gravedad, pero puede incluir terapia médica como anticoagulantes, uso de medias de compresión, inserción y retiro de filtros de vena cava inferior, trombólisis por catéter, etc.

La Dra. María Elena Rubio enfatizó la importancia de aumentar la conciencia y la sensibilidad sobre la trombosis, una enfermedad mortal y prevenible, para reducir los casos de trombosis.

Consejos de prevención:

Mantener tus arterias en perfecto estado es una tarea importante ya que aportan los nutrientes que tu cuerpo necesita para funcionar correctamente.

Una buena circulación significa que su corazón bombea los nutrientes que su cuerpo necesita para funcionar de manera eficiente todos los días a través de sus venas y arterias. Al permitir el metabolismo y la eliminación del dióxido de carbono. La falta de una buena circulación sanguínea puede causar entumecimiento, escalofríos u hormigueo en las extremidades.

Para mejorar la circulación sanguínea en las venas y arterias, es necesario mantener el ejercicio constante, ya que estar sentado o de pie por mucho tiempo, la presión arterial alta, el sobrepeso y el tabaquismo pueden afectar negativamente la circulación sanguínea.

Junto con el ejercicio o alguna actividad física, ciertos alimentos y remedios naturales pueden mejorar la circulación. Por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, alimentos como el ajo, el jengibre, la cúrcuma, los cítricos, las bayas, el té verde y los pescados grasos, como el salmón, pueden mejorar la salud cardiovascular y la circulación sanguínea.

Es importante también mantener una dieta equilibrada y saludable. Consumir alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y granos enteros, ayuda a reducir el colesterol en sangre y mejora la salud cardiovascular. Por otro lado, se deben evitar alimentos ricos en grasas saturadas, colesterol y azúcares refinados, ya que estos pueden contribuir a la formación de coágulos sanguíneos y aumentar el riesgo de trombosis.

Mira esto:
El Romero: Descubre la Morfina Natural para el Dolor Muscular y Articular

El sedentarismo y la trombosis

El sedentarismo es uno de los factores de riesgo más importantes para la trombosis. Pasar muchas horas sentado, especialmente durante los viajes largos en avión o automóvil, puede aumentar el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos. Es recomendable tomar descansos frecuentes, caminar y hacer ejercicios de estiramiento durante estos viajes.

El tabaquismo también es un factor de riesgo importante para la trombosis. El tabaco contiene sustancias químicas que pueden dañar las paredes de los vasos sanguíneos, aumentar la formación de coágulos y reducir el flujo sanguíneo. Por tanto, dejar de fumar es fundamental para prevenir la trombosis.

La importancia del control médico

Además del cambio en el estilo de vida, es fundamental tener un control médico regular. Los pacientes con antecedentes de trombosis o con factores de riesgo deben ser monitoreados de cerca por un médico para prevenir la recurrencia de la enfermedad. Además, el médico puede recetar medicamentos anticoagulantes o antiplaquetarios para reducir el riesgo de formación de coágulos.

En resumen, la trombosis es una enfermedad silenciosa pero potencialmente mortal que puede prevenirse mediante cambios en el estilo de vida, una dieta saludable, ejercicio regular y control médico. Es importante estar atento a los síntomas y señales de advertencia de la enfermedad y consultar al médico de inmediato si se sospecha de un coágulo de sangre.

Recuerda que la salud es un tesoro que debemos cuidar y proteger, y la prevención es una de las mejores formas de hacerlo. No esperes a que sea demasiado tarde, toma las medidas necesarias para protegerte de la trombosis y disfruta de una vida saludable y plena.

Mira esto:
Elimina los hongos de las uñas

Entradas Relacionadas

Subir