0

Los 8 síntomas de la diabetes, ¡lo más triste es que casi nadie lo sabe!

Esta vez, analizaremos los primeros síntomas de una persona al comienzo de la diabetes. 

La diabetes es una enfermedad causada por el exceso de glucosa, que es un azúcar en la sangre. Básicamente, existen dos tipos de diabetes:

Diabetes tipo 1: enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas produce poca o ninguna insulina. Esta hormona ayuda al cuerpo a absorber y utilizar el azúcar en los alimentos. Sin insulina, sus niveles de azúcar en sangre serán más altos de lo normal, lo que se denomina hiperglucemia.

Diabetes tipo 2: enfermedad crónica causada por una secreción insuficiente de insulina y resistencia corporal.

Algunas personas pueden padecer esta enfermedad de forma casi silenciosa durante varios años, pero por cualquier otro motivo, solo se puede detectar de forma accidental a través de un análisis de sangre ordenado.

Aquellos que nunca se han hecho la prueba pueden encontrar la enfermedad muy tarde, porque el daño a los ojos, los riñones, los nervios, el corazón o la piel ha causado síntomas graves.

Diabetes tipo 1

Por otro lado, tiende a presentar síntomas iniciales más graves y fáciles de reconocer, por lo que la enfermedad suele detectarse temprano antes de que se produzca el daño orgánico.

En este artículo, discutiremos los síntomas iniciales de la diabetes, que pueden indicar la posibilidad de la enfermedad. Ahora preste atención y comprenda los diez síntomas y signos más comunes de la diabetes.

Demasiada orina

El exceso de orina es uno de los primeros síntomas de la diabetes. En circunstancias normales, no hay glucosa en la orina porque toda la glucosa que llega a los túbulos renales se reabsorbe en la sangre. Sin embargo, cuando se produce hiperglucemia, su valor suele ser superior a 180 mg / dl y la cantidad de azúcar que llega a los riñones es demasiado para ser absorbida por completo, lo que provoca la pérdida de glucosa a través de la orina.

Como no podemos excretar azúcar pura, los riñones necesitan diluir la glucosa para eliminarla. Por lo tanto, cuanto mayor es la concentración de glucosa en sangre (la concentración de glucosa en la sangre), más grave es la diabetes (la pérdida de glucosa en la orina) y mayor es la cantidad de orina producida a lo largo del día.

Sed excesiva

Demasiada glucosa aumentará la cantidad de pérdida de orina, lo que hará que el paciente orine con frecuencia.

La pérdida de agua puede provocar deshidratación, lo que puede provocar sed. El paciente bebió mucha agua, pero debido al alto contenido de glucosa en la sangre, continuó orinando constantemente. dígame ¿Cuánta agua debemos beber todos los días?

Fatiga

La fatiga crónica es otro síntoma común de la diabetes por dos razones: El mecanismo de deshidratación se explicó anteriormente. segundo. Porque las células no pueden aceptar la glucosa. La glucosa es la principal fuente de energía de las células. Es el combustible de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, debido a que las células reciben menos glucosa de la necesaria, la energía producida por todo el cuerpo se verá reducida, dando lugar a síntomas como fatiga y falta de energía.

Infección

La diabetes también puede causar trastornos del sistema inmunológico al cambiar la función de las células de defensa. 

Los pacientes con diabetes pueden considerarse pacientes inmunosuprimidos con un mayor riesgo de infecciones, incluidas infecciones del tracto urinario, infecciones de la piel, aftas y neumonía.

Visión borrosa

Un síntoma muy común de la diabetes es la visión borrosa. El exceso de glucosa en la sangre puede hacer que el cristalino y el cristalino del ojo se hinchen, cambien su forma y elasticidad, reduzcan la capacidad de enfoque y la visión borrosa.

Mala cicatrización

Demasiada glucosa en la sangre provocará innumerables cambios en las funciones del cuerpo humano durante la circulación a largo plazo.

Con el tiempo, la diabetes también puede causar daño a los nervios y reducir la sensibilidad de la piel del paciente, especialmente en las extremidades inferiores.

Mal aliento

El mal aliento en los diabéticos también se puede atribuir a una infección de las encías o de los dientes, que es más común en los diabéticos que en la población general.

Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *