0

Leucemia: un cáncer asintomático con 5 síntomas básicos

Los síntomas de la leucemia generalmente no son específicos y también pueden ocurrir en otras enfermedades más inofensivas. Estos incluyen, por ejemplo: fatiga, cansancio, palidez, fiebre, dolor, sangrado o infecciones frecuentes. Los síntomas de la leucemia aguda generalmente se desarrollan rápidamente en unos pocos días o semanas. La leucemia mielógena crónica (LMC) se desarrolla lentamente, por lo general dura varios años; muchos pacientes no tienen síntomas obvios o ningún síntoma obvio en el momento del diagnóstico.

La leucemia mielógena crónica (LMC) se desarrolla lentamente y suele durar muchos años. La enfermedad se desarrolla en tres etapas y cada etapa tiene síntomas específicos. Lo importante es que la duración de una determinada etapa de la enfermedad y si pasa por todas las etapas puede variar de un paciente a otro.

Etapa crónica: Es la primera etapa de la leucemia crónica. Algunas personas con la enfermedad no muestran ningún síntoma en esta etapa. O son tan pequeños que no supondrán una carga para el paciente en este momento. Por lo general, solo se presentan algunos síntomas. En muchos pacientes, esta enfermedad se descubre accidentalmente en esta etapa: por ejemplo, si un médico realiza un análisis de sangre por otros motivos y encuentra una anomalía.

Los signos de la leucemia en fase crónica incluyen:

  • Fatiga, palidez y disminución del rendimiento.
  • Fiebre y / o sudores nocturnos sin una causa clara.
  • Dolor de huesos
  • Presión y plenitud y / o dolor en la parte superior del abdomen: el dolor puede irradiarse a la espalda.
  • Pérdida de apetito y pérdida de peso innecesaria.

La duración de la fase crónica de la leucemia varía de un paciente a otro: puede durar meses o incluso años. Sin embargo, cuando es difícil de predecir, la enfermedad progresará.

Etapa de aceleración: Durante esta etapa de la leucemia, el estado general empeora. Los síntomas aumentan en gravedad.

Las pruebas han demostrado que: La cantidad de glóbulos blancos inmaduros (llamados blastos) en la sangre ha aumentado significativamente. Etapa de brote: los expertos también se refieren a la etapa final de la CML como una crisis de brote. Los síntomas actuales son compatibles con los de la leucemia aguda. Los estudios también han demostrado que, al igual que la leucemia aguda, la proporción de células precursoras de leucocitos no funcionales en la médula ósea y la sangre aumenta considerablemente.

Para la persona afectada, los síntomas aparecen relativamente repentinos. Pocas personas se sentían básica o completamente sanas no hace mucho tiempo. Por otro lado, otras personas notaron unos días o semanas antes del diagnóstico que pronto se cansarían o que la infección no sanaría en absoluto.

Las posibles señales de leucemia aguda son:

  • Cansado, fatigado y pálido.
  • Infecciones frecuentes y de larga duración y fiebre.
  • Aumento de la tendencia al sangrado: por ejemplo, aumento del sangrado por la nariz o las encías, sangrado en la piel (peechia) y hematomas (hematoma).

Demasiadas células sanguíneas enfermas pueden causar otros síntomas, como:

  • Dolor de huesos y articulaciones: causado por la propagación de células leucémicas en la médula ósea.
  • Presión o dolor en la parte superior del abdomen: en pacientes con leucemia, este síntoma se produce debido a un agrandamiento del hígado o del bazo.
  • Dolor de cabeza, mareos, alteraciones sensoriales o parálisis: en casos raros, el sistema nervioso central puede verse afectado por células leucémicas.

Los expertos recuerdan: si no se siente bien, debe buscar un médico lo antes posible para averiguar la causa. Porque la leucemia aguda progresa rápidamente. Para los afectados, esto significa que su salud puede deteriorarse significativamente en unos pocos días.

Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *